panoramica Iguazú

Las cataratas de Iguazú del lado Argentino

Salimos para la triple frontera de Iguazú, visitamos el parque de las cataratas del lado argentino y del lado brasilero, muy distintos ambos lados, pues en el Argentino se observan las cataratas de muy cerca, se siente el agua, incluso uno se moja, venden capas para protegerse del agua, aunque recomiendo mojarse, (depende del clima), las cataratas caen por encima, por debajo, a los lados de uno y se sumerge uno dentro de ellas.

Cataratas-desde-Argentina

El agua no solo se ve caer, también se ve volar por los aires, y crea hermosos arco iris en el cielo.

 

 Las cataratas de Iguazú del lado brasilero

Del lado Brasilero, se ven las cataratas desde lejos los paisajes son imperdibles, majestuosos y dan un concepto mas general. El bus que va hacia las cataratas esta lleno de brasileros, riendo, y gritando, la alegría de los brasileros es algo que nos sorprendió, desde la llegada a brasil cuando el conductor del bus nos saludó con una emoción desbordada.

Cataratas desde Brasil

 

Estaba rebosado de agua, fue un paisaje esplendoroso y excesivo que nos dejó sin palabras, nos bañó y nos aplastó con su majestuosidad, una experiencia única e indescriptible. En esos días se rumoraba que había un encuentro musical dentro del parque y todo el mundo pudo asistir gratis a ver las cataratas. También nos hablaron de comprarle las boletas a un habitante de Puerto Iguazú que es la  opción más económica o en su defecto a un argentino que igual es muy barato. Aunque nosotros pagamos la entrada como correspondía en nuestra calidad de extranjeros y no pertenecientes al mercosur.

 Ciudad del Este, puerto libre

Ciudad del este es un puerto libre, famoso por tener artículos muy económicos sobre todo en cuestiones de alta tecnología y comunicaciones. Para llegar ahí se toma un bus hasta la frontera se cruza el puente caminando y al otro lado se llega a la zona más comercial.

Recomendaciones imprescindibles para viajar frontera triple frontera

  • Al llegar la noche en Ciudad del Este es recomendable salir rapidito pues el ambiente se torna oscuro y peligroso.
  • En la frontera con Argentina hay muchas fotos de mujeres desaparecidas, así que no es un lugar recomendable para mujeres solas, las chicas que viajen solas busquen cruzar la frontera en compañía de otros viajeros, y cuando anden solas tengan mucho cuidado.
  • También se venden muchos celulares y cámaras clonadas, así que recomendamos averiguar por lugares seguros como centros comerciales y verificar muy bien los productos.

 

Para los argentinos que quieren entrar aparatos al país hay mucho control, revisan el equipaje y si encuentran un artículo nuevo cobran impuestos a la entrada, así que deben sacarlo de la caja y camuflarlo como artículo usado, el cambio de la moneda argentina a reales o guaraníes es muy desfavorable pues los argentinos deben pedir múltiples permisos para cambiar pequeños montos de dinero.

Para los extranjeros resulta completamente desfavorable el cambio, de manera que se recomienda solo cambiar a pesos solo la cantidad de dinero que se vaya a gastar, pues legalmente solo permiten el cambio a dólares si uno tiene el comprobante de una casa de cambio que certifique que compró los pesos. Si el dinero se adquirió sacando el dinero del cajero electrónico, no hay comprobante que valga, la única alternativa es cambiar por el mercado negro que es muy desfavorable, o gastarse todo el dinero.

 

 Hospedaje en la triple frontera: Argentina

Nos quedamos en el camping Eterno Reverdecer del argentino con el que tocábamos en Montañitas, él estaba viajando por Europa, pues tenía una novia francesa que lo había invitado, pero su padre nos recibió. El camping es un lugar hermoso lleno de naturaleza un paraíso, lleno de árboles lagos con lotos y mucha dedicación, vale 50 pesos por noche por persona, más de lo que puede costar una habitación, pero si buscas estar tranquilo y meditativo, es un lugar mágico. En esta época del año, la humedad era demasiada, las cataratas estaban tan crecidas como nunca habían estado, y el camping, al atardecer, se sumergía en una nube húmeda, densa y blanca que mojaba todo lo que estuviera afuera o incluso adentro de la carpa. Esta nueva carpa Bajo Zero, que conseguimos en argentina era impermeable, sin embargo, el agua se condensaba adentro y todo, TODO, se mojaba, pero la belleza de este lugar era todo, la energía mágica, la naturaleza autentica.

 

Brasil, comida y alegría

Pasábamos todos los días a Brasil a trabajar en el faro, nos iba muy bien, comíamos delicioso, pues en Foz había restaurantes por 7 reales con buffet, te servías lo que quisieras y la cantidad que quisieras, “sin miseria” como se dice en Colombia. La feijoada alucinante, majestuosa, sabrosa, y toda la comida fresca y deliciosa.

El paso a Brasil tenía también un fuerte control del lado argentino, pero lo más emocionante era subirse al bus, el conductor nos abría los brazos y nos saludaba emocionado dándonos la bienvenida con gran algarabía y felicidad; la gente en los buses parecía guacamayas alborotadas, riendo, cantado parloteando de la manera más feliz y emocionante que llenaba el corazón de alegría a cualquiera que no estuviera acostumbrado a este afecto desmesurado de los brasileros.

 El trabajo mochilero en la triple frontera

Los artesanos en el Hito de la triple frontera de Argentina

Había muchos artesanos aunque los días que estuvimos no se vendió bien, parchaban en el hito de las tres fronteras del lado argentino, ahí hay una feria artesanal donde llegan los turistas y más abajo hay un sendero desde el que se pueden observar los hitos de Brasil y Paraguay, un hermoso paisaje decorado por la espesa selva y el río coloreado por el cielo y es ahí donde están los locos, un lugar hermoso al pie del río, con un paisaje fenomenal pero con un calor terrible, de vez en cuando nos íbamos a un bosquecito desde donde podíamos observar el parche y refrescarnos bajo la sombra, los artesanos esperaban que llegaran los buses con turistas y que bajaran al sendero a su plan turístico preferido e inevitable: comprar. Ahí conocí una colombiana que viajaba sola echando dedo, había llegado en camión hasta la triple frontera de Iguazú. Los locos se quedaban en un camping que tiene cascadas y charcos.

A la semana de estar allí ya con toda la ropa y las cobijas mojadas por la humedad del ambiente viajamos a Asunción.

 Los malabares en los semáforos

Trabajamos más que todo en los semáforos de Argentina, de Foz de Iguazú y en Ciudad del Este, donde nos iba muy bien, tanto así que pensamos que no existían monedas en Paraguay.  Aunque siempre es bueno aprovechar el cambio, pues en Brasil la moneda es más fuerte, así que la plata rinde mucho más en Argentina.