Advertencias

Desde que estaba en Colombia la gente me abría los ojos cuando les decía que iba a estar sola en Turquía y no se imaginan las caras que me hacían en Francia.

“Pero, si hubo una joven que murió allá echando dedo”, “pero, si quieren hacer una dictadura”, y “los militares se enfrentaron en contra del pueblo.” “Y hay atentados.” “Y los hombres son muy peligrosos, no es como en América, es peor!” “Ten mucho cuidado.”

No es que no creyera que fueran verdad las advertencias, por supuesto que lo son, pero entré en internet y encontré muchos bloggers que vinieron a Turquía este año y estuvieron bien en su viaje. Además los países que más me dijeron que no fuera, son los que más disfruté (Paraguay, Salvador, Guatemala, México, Belice, Bolivia). Porque la gente está feliz de ver extranjeros cuando no los hay, y es cuando mejor te tratan. Puedo tener cuidado, como lo tengo en mi país o en cualquier lugar dónde viajas, y si tengo precauciones nada malo tiene que pasar.

Mis primeros pasos en mímica

Les voy a contar todo desde el principio hasta el final.

Me bajo del avión. En el aeropuerto todo el mundo habla inglés. Entonces les muestro el nombre del barrio al que voy: Kadiköy, y me indican que bus debo coger. Voy en el bus.

Todos me han dicho que debo taparme desde los pies a la cabeza, porque sino es una ofensa para los turcos se molestan me dicen. Entonces voy tapadita por si acaso. Mirando alrededor. Veo muchas banderas turcas en todo el camino y el rostro de Atatürk.

¿Cómo me ubico?

Tengo en el celular, en mi mapa de maps.me, guardada la ubicación del lugar a donde voy, así que sé cuando bajarme, igual pregunto, mostrando la ubicación en el mapa. Camino hacia la casa de mi amiga y siento hambre, así que paro en una esquina y hago un gesto de comer. Como quien coge una cuchara y se la lleva a la boca. Me quedo pensando si me ha entendido. Sin decir nada entra y me muestra unas pastas, macarrones, para ver si quiero eso. Hasta me parece absurda la pregunta, cualquier cosa que sea comida me sirve, lo que tengo es hambre. (me digo a mi misma). Entonces me sirven estas pastas con yogurt y un tecito. Me siento feliz. Barriga llena corazón contento. Es casi como un dia de ayuno de palabra. piensa, habla contigo mismo y si tienes que decir algo pues ¿para qué jugamos mímica en casa tantos años? 

En la casa de la amiga del amigo de mi amigo

Amigos en Turquía

Es lindo estar con los amigos, aún cuando solo los conoces desde hace unas horas…

Sigo caminando hasta que encuentro la casa de la amiga, del amigo, de mi amigo que me va a recibir en Estambul. Y baja a abrirme su compañera de casa. Y me ofrece más pasta. cómo más pasta con yogurt. Compramos unos huevos y un jugo de naranja.

Ella no sabía nada de mí aún así decidió recibirme.

Esos días conocí un francés, que se estaba quedando en la misma casa, que me explicaba un poco como funcionaba todo.

Y cada vez que salía con mis amigas me sentía ridícula porque me preguntaban

¿no tienes calor?, ¡ponte algo más fresco! ¡no uses pantalón largo! 

Así que empiezo a analizar cómo se visten en la calle. Por supuesto hay muchas mujeres musulmanas que se tapan hasta el pelo y solo muestran las manos y la cara. Pero hay otras muchas que aunque sean musulmanas andan en vestido corto y manga sisa (hombro destapado). Y también hay muchas ateas claro está. 

Mi amiga me dice si es verdad, es mejor no mostrar, por seguridad. Pero qué va, ella se vestía de pantalón corto y manga corta. “Soy liberal” me decía, se le levanta el vestido por el viento y me dice: “no tanto”.

Mi amigo turco me decía: “puedes estar en pinta playera en el oeste pero no en el este”.

Mi primera caminata sola en Turquía

Luego de tres días me atrevo a salir sola a la calle, temo un poco perderme, pero el mapa me guía, desde que tenga batería todo está bien, (y si no paro y lo cargo en cualquier lugar). El mapa te va mostrando con el gps por donde vas caminando y así sabes si vas en buena dirección, eso sí, a veces se pierde, te dice que estas caminando por donde no estás caminando y tarda un tiempo en ubicarse, mientras tanto, está uno dando vueltas en circulo, hasta que toca a la antigua, preguntar.  Para preguntar a la gente solo le muestro el mapa con el lugar a donde voy y me indican hacia donde debo ir. (Les hablo en inglés aunque se que da lo mismo si les hablo en español o en francés pues lo único que pueden entender son mis señas, pero tal vez cachan algunas palabritas). 

Cruzo el bósforo que separa Asia de Europa, y llego a otro mundo, un lugar super comercial lleno de gente, y me hablan en Español, en Francés y en Inglés, pero sobretodo el Español. Hasta llegué a preguntarme a mí misma ¿Como saben que hablo español? Será que tengo cara de latina? 

Paré en un negocio en la calle, una tienda de lámparas y el chico me habló un español perfecto. – ¿Porque hablas tan buen español? – 

Porque quiero ir a Colombia – me dijo. Hace unos días subió al face una foto con el expresidente Uribe y le pregunté – ¿porque tienes una foto con Uribe?“Porque es un buen hombre” me dice.

Quien se iba a imaginar que en Turquía podrían saber tanto sobre Uribe y Pablo Escobar y que incluso ellos podrían ser sus héroes.

Lamparas Turquía

Confiando en un amigo del Doctor Uribe en Estambul logré por lo menos una bella foto.

Cambiando de tema, todos quieren que tome un té con ellos, pero me preguntaba ¿que tal que le echen alguna droga al té? En una ciudad tan grande como Estambul es mejor desconfiar. Pues no acepté ninguno. Solo me atreví a hablar con este chico y no mucho más. Camino por todas partes tratando de no alejarme mucho del circuito turístico. Hay muchísima gente en Estambul, más de 20 millones.

Casi todos los días salí con mi anfitriona y con una amiga de ella a conocer y lo que me faltó lo recorrí sola, y como no me gustan las grandes ciudades salí corriendo al quinto día, pero tal vez vuelva, porque he conocido mucha gente que me invita a quedarme en su casa y todo eso así que hay que aprovechar porque no hay nada mejor que ser invitado y recibido por un local.

 

Mi primer bus

Mi amiga salía para la costa, y aunque me dijo que me podía quedar en su casa, yo decidí huir de la gran ciudad y conocer Capadocia, el lugar más emblemático de Turquía. El bus paraba cada tres horas, yo prefería no comer nada aunque me daban ganas, mi mamá me enseñó que mejor Coca Cola y papitas fritas en el bus y no tener una indigestión durante el trayecto. Ahí conocí tres modelos italianos y con ellos viaje los tres primeros días, turisteando como profesionales. (Corriendo para alcanzar a chuliar todo el cronograma)

Cuando se fueron quedé devastada, descanse tres días en cama, hasta que mis compañeros de habitación me insistieron tanto, que tuve que empezar mi vida de nuevo, salimos a caminar con unas filipinas y un egipcio y luego nos fuimos a rentar una scooter con una australiana.

Mochilera en Capadocia

Aún así puedo lidiar los momentos de soledad, para estar conmigo en una habitación, y los momentos de compañía para estar tranquila sin tener que cuidarme.

Pero también me tomé mi tiempo sola, y una vez más todos me ofrecían té cada dos cuadras, esta vez estaba en un pueblo chiquito y acepté todos un poco temerosa, pero con ganas de no ser tan descortés y aceptar un poco su generosidad y su cultura; también me invitaron a vino y esta vez no quise aceptar, cuando el alcohol está de por medio y estas sola, creo que no es muy buena idea. “Solo una copa” me decían. No acepté.

Y me tocaron el culo

Un día fui a una tienda a comprar algo, y el dueño de la tienda paso tras de mí tocándome el culo, no hice nada, me sentí completamente ultrajada, en un país ajeno, donde no se si es mi culpa por tener falda corta. Llego al hotel como si me hubieran robado, como si me hubieran violado, como si hubieran arrancado una parte de mi violentamente. Le cuento a un chico que conozco y me dice que si llamo a la policía le pueden dar 5 años de cárcel, que lo hacen con las turistas, porque las turistas no hacen nada. Entonces vuelvo a vestirme con pantalón largo todos los días, aunque haga mucho calor. Porque mientras estoy con mis amigos está bien, pero si tengo que caminar sola de noche o incluso de día es incomodo. 

Caballo en Capadocia

Es lindo compartir con amigos, pero las experiencias sola son aventuras secretas, tienen un ingrediente más emocionante. Pero solo lo puede arruinar un hombre con una simple mirada….

Es lindo compartir con amigos, pero las experiencias sola son aventuras secretas, tienen un ingrediente más emocionante. Pero solo lo puede arruinar un hombre con una simple mirada.... Clic para tuitear

También hubo un restaurante familiar en el que iba a comer, y desde el primer día me compartieron algo de comida de la que ellos comían, hasta que el último día me invitaron a sentarme en la mesa con ellos. Me regalaron una corona de flores, y yo les regalé una piedra obsidiana de México.

Luego llegó mi amiga que conocí en Estambul y con ella fuimos a tomar con desconocidos alrededor de una fogata tocando música y aprendiendo turco, hicimos el jeep safari, viajamos a dedo hacia las playas de Alanya, y luego nos separamos.

Y me quedé sola en la playa

Playa en Turquía

Porque ella puede mostrar el jopo y yo no?

Una vez más me quedé sola en Alanya El recepcionista me miraba de una manera muy extraña. Así que no me sentía cómoda. Me daba miedo quedarme en esa habitación porque la chapa de la puerta se veía que había sido forzada alguna vez. Así que decidí cambiarme para otro hotel.

Les pregunté como llegar a un lugar cercano, porque me daba pena que supieran que me iba a otro hotel. Y con el mapa les señalé, (porque tampoco hablaban inglés) entonces me dijeron donde coger el bus, y mirando el gps el mapa supe donde bajarme y como llegar.

Me encontré con un apartamento para mi sola, un lujo que por primera vez tenía en mi viaje de 5 años,  por 10 euros (40 LT) , con aire acondicionado, cocina, balcón, comedor, sala, baño, tres camas todo lo que uno puede querer. Era un apartamento para 3 personas pero estaba yo sola. Y esta vez la puerta estaba cerca a la recepción, lo que la hacía más segura, porque podía pedir ayuda si alguien entraba, y además estaba en una zona muy turística. 

Y cuando salí a comprar el almuerzo volví a encontrar al chico morboso de la recepción en este otro hotel. Resulta que eran los mismos que trabajaban aquí y el hotel era de los mismos dueños. Esto no me gustaba mucho pero mi apartamento privado me tenía más que feliz. Desde hace 5 años que salí de viaje que no tenía un  apartamento para mi sola. 

Desde hace 5 años que salí de viaje que no tenía un apartamento para mi sola. Clic para tuitear

Entonces me invitan a sentarme con ellos, en una mesa afuera del hotel, y la chica de la recepción me muestra su anillo de casada y el de él, en ese momento descansé. ¿habrá sido una mala impresión mía, solo el miedo de ser una chica solitaria, o me había realmente mirado de manera morbosa? Ella  me invita a tomar té y a fumar un cigarrillo, aunque no hablaban inglés.

¿Como? 

Me llamaban con la mano, me mostraban el asiento y el té. Me hace señales de que va a comer y que vaya con ellos. Saca el celular y empezamos a hablar con el traductor de google, intercambiamos algunas palabras mal traducidas que pudimos malentender. Linda invitación, sin embargo, quise quedarme para aprovechar mi apartamento y cocinar. Llevaba meses sin cocinar ni una papa, y cómo lo disfruté.

La persecución

Un día caminaba hacia el hospital por una infección de oído y un hombre me paró en la calle “Pardon” (disculpe en Turco) – me dice. Yo seguí caminando entonces me empezó a seguir con la moto, yo tuve miedo, y le dije agresivamente que me dejara sola, paró tres veces hasta que llegué a la esquina, finalmente dobló en la esquina y me esperaba allí, comenzó a hacer unas llamadas, y yo corrí subí unas escaleras y crucé la calle corriendo y me escapé.

Entonces decidí comprar una tarjeta de celular, para las emergencias, para tener internet y minutos.

Miedo de ir sola al Rainbow

Rainbow en Turquía

Encuentro en las montañas con hippies donde se puede estar tranquilo, pero el camino hacia la cima…

Estaba en Alanya triste porque quería ir al Rainbow (encuentro hippies) pero mi amiga me había dejado sola y no me atrevía a ir sola; tenía que llegar a un pequeño pueblo y luego caminar 4 horas, tal vez 6, sin saber cómo preguntar, sin conocer el camino.

Así que publiqué en la página del encuentro que iba a ir y me quedé ahí esperando a que alguien se comunicara o tomando fuerzas para ir sola, recibí dos mensajes y uno de ellos de una chica francesa, al día siguiente salimos a tomar un té, se estaba quedando con su novio en un couchsurfing, así que resolví, dejar mis maletas con el couchsurfing y salimos juntos hacia el encuentro hippie, donde estuve 10 días.

Ahí hice muchísimos amigos, unos de ellos no hablaban inglés y fue lo más lindo, llegaba todos los días y me sentaba cerca de su camping, entonces me ofrecían té, me daban abrigo y un cojincito para sentarme. A veces un instrumento para tocar. Me mostraron sus artesanías, y hasta me regalaron unas. A una chica le enseñé a tejer, sin hablar una palabra, ella también quiere viajar tejiendo (supongo).

Un abuso sexual

Un día llegué a la carpa de mi amiga que me estaba hospedando, y había una parejita ahí, se asustaron cuando entre, me dijeron que habían tenido un mal día, que venían echando dedo, y que los dueños del carro habían parado a tomar algo, se habían emborrachado y habían empezado a tocar a la chica, que habían tenido mucho miedo. Habían llegado a las 3 de la mañana al encuentro, y apenas se despertaron se fueron de nuevo.  No se porque no huyeron cuando vieron que los hombres estaban tomando licor, porque no salieron corriendo o se pusieron agresivos con los borrachos. No se porque no hicieron nada al respecto y solo se paralizaron de miedo.

El encuentro hippie

Así estuve 10 días, entre cantos alrededor de la fogata, baños desnuda en el río, fogatas e instrumentos turcos que ni conocía, músicos que ni me imaginaba oír, historias de otros países que ni me imaginaba conocer, Bulgaria, Irán, China, Francia, Suiza, Alemania, Rumania, Rusia, Israel y otros países del este que no puedo recordar porque no estoy muy familiarizada con ellos.

Luego esperé a que alguien bajara el día que quise bajar. Apenas vi un chico que alistaba su mochila le dije, vamos yo también voy. Bajamos caminando y llegamos en la noche, dormimos donde el couchsurfing. Yo estaba tranquila porque me decía que su corazón estaba con otra chica, pero en la noche ya me estaba pidiendo besos. jaja, pero igual no es sino pararlos y son obedientes.  Yo seguiría en un camino distinto a encontrarme con otro amigo.  Él quería hacer hitchhiking (viajar a dedo), pero yo iba pa lejos, así que tomamos un bus.  

Pagué un taxi de 100 LT para no estar sola

Había decidido ir a Kabak donde estaba un amigo de Suiza que habia conocido en el encuentro hippie, según mis cálculos el viaje sería de 4 horas, y fueron 12, llegué de noche cuando ya no había más buses para Kabak, no quería quedarme ahí, estaba sola y no quería estar sola, no quería improvisar un hotel a esas horas de la noche, tampoco quería pagar demasiado por un hotel. Así que no pregunte y tome un bus que me acercara un poco más y luego un taxi que me costó 100 LT, ese día boté plata de puro capricho, sólo porque no quería estar sola. El primer pueblo me daba miedo, pero cuando llegué al segundo era demasiado turístico y por lo tanto se veía demasiado caro. Finalmente mi amigo Suizo se fue a los dos días y yo me quedé con su amigo, un turco-alemán (como muchos en Turquía), que iba a hacia Bodrum, y como no me quería quedar sola en el camping porque los recepcionistas también me miraban como perros hambrientos entonces lo seguí en su viaje. Llegué a Bodrum y el amigo con el que viajaba seguía hacia Ankara.

Decidí buscar un barco en findacrew

 

Encontré un barco que decía “strict romance respected” (lo que quiere decir que quiere un romance pero que si uno no quiere, él acepta) y yo en mi perfil tengo que no me contacten si busca romance, conocí al hombre,  y le pregunté qué esperaba de mí, me dijo que a veces le gustaba estar solo que a veces acompañado, me contó de otra chica que lo había acompañado y varias historias del viaje, entonces decidí confiar y salir con él. Incluso así luego de tres días comenzaba a mirarme demasiado a hacerme preguntas capciosas, a buscar tener algo conmigo, me hizo preguntas numerosas veces, le deje claro que no quería nada, sin embargo seguía insistiendo, pero nunca se pasó conmigo y fue obediente cuando le dije que no quería nada.

Me quedé 15 días en el barco.

Viaje a Pamukkale.  ¿Y si me disfrazo de hombre?

Pamukkale sola en Tuquía

Cuando le pides a un extraño que te tome una foto… ¿Que no es nieve! Es piedra! Y es Pamukkale

Ayer un amigo me decía, si te preguntan algo háblales con voz de hombre.

Al bajar del barco en Didim decido subir a Pamukkale, y tomo un bus. Al bajarme del bus el chofer me pide el número de teléfono, y me escribe para que tomemos algo en la noche. Luego tomo el segundo bus y dos hombres me piden que me siente junto a ellos, y me preguntan si tengo hotel que ojalá sea el de ellos, veo una chica que está sola y me siento a su lado.

Al bajarme otro hombre me aborda para que compre el vuelo en parapente, y me mira de arriba a abajo, entonces me siento mareada llevó 15 días en el barco y tengo mareo de tierra, ¿o será que me drogó? soy algo paranoica, a veces; entonces me despido y le digo que después vuelvo. Llego al hotel y el recepcionista me habla mirándome las tetas (que no tengo), y clava sus ojos en los mios. Vamos a tomar un vino me dice. No, hoy voy a descansar, me encierro en la habitación al día siguiente cuando llego de comer, me toca a la puerta en la noche y no le abro. Al día siguiente vuelve a tocarme a media noche, “¿quieres un café?”. No tengo miedo porque sé que es su hotel y no es un violador tan solo un acosador digamos y no es nada cómodo. Ayer salí y su mirada fue tan terrible que termine envolviendo un trapo en forma de falda en mis piernas para que nadie más me mirara así de camino a la tienda y salí con saco y aún estando toda cubierta los conductores de los autos paraban para mirarme. ¿Que tengo yo? No soy una super modelo, no tengo tetas, ni culo, ni me pinto los labios ni tengo un letrero que diga “comeme!”

 

Seguiré viajando pero no es fácil

trekking en Turquia

Caminando por las montañas con un amigo… por eso puedo mostrar pierna.

Viajar como mujer en Turquía no es fácil, aunque estoy segura que es algo que me puede pasar en Cali (mi ciudad) igualmente. Hay hombres muy respetuosos, como el hombre del restaurante donde voy todos los días, me mira con respeto me conversa, es muy amable.

O como uno que en un pequeño pueblo costero llamado Türkbükü, donde baje del barco para buscar una farmacia que estaba cerrada, y aunque estaba sola y en pantalón super corto me llevo en su moto a la farmacia del pueblo vecino, yo con un poco de miedo pensando “¿Seré tonta o porque acepto que me lleve en su moto a las afueras de la ciudad?” pero luego me trajo de vuelta y me invitó a desayunar en la calle (literalmente sacaron una mesa al andén y ahí comimos), junto a sus cuatro amigos hombres, un enorme desayuno digno de Turquía (con pan, Nutella, aceitunas, queso blanco y amarillo, mermeladas, huevos, frutas, té) , y al terminar me dijo, “me voy, un gusto conocerte.” 

Sin embargo, la mayoría de los hombres aquí están en la búsqueda desesperada por tener sexo, algunos dicen que las mujeres extranjeras son muy fáciles y que están en busca de lo mismo, también es carne fresca y facciones exóticas.

En el Rainbow en las montañas me bañaba desnuda en el río, como todas las otras chicas, y había muchísimo respeto por parte de los turcos y de todos los otros países. En el rainbow de Guatemala dormí desnuda con un hippie alemán diez días y nunca intentó nada conmigo. 

sola en Turquía

He descubierto que aquí solo me atrevo a meterme al mar si estoy acompañada, y que solo me siento cómoda mostrando piel cuando estoy con alguien.

A veces soy valiente y no le tengo miedo a los hombres, creo que si no tienen un arma para violarme no me pueden hacer nada, también soy fuerte, puedo gritar, puedo correr y tambien puedo hacer daño, no quiero llevar cuchillos conmigo, ni quiero gas pimienta, ni electrocutadores, no quiero andar paniquiada, se que hay peligros pero con un poco de cuidado, estaré bien, como he estado en estos años de viaje, solo se que tengo que caminar en el día, y en la noche donde haya gente, ser precavida, y no pienso parar de viajar.

Pero a veces siento miedo, no un miedo que me paralice, porque seguiré viajando pero a veces pienso si debo cubrir todo mi cuerpo para evitar acosos. Me encanta usar vestidos cortos, siento que son comodísimos, me encanta tener los hombros destapados, el cuello y las piernas. Pero no me gusta que me miren como su fuera un pollo asado, un pernil de cordero o un pan de ajonjolí (Simit). Porque en Europa nunca sentí acoso. No ando buscando relaciones o sexo, me cuesta muchísimo encontrar alguien que me guste, y no quiero que todos los hombres anden pidiendo sexo. Me gustaría tener más amigos sinceros. Me gusta poder hablar con un hombre sin que esté pensando en llevarme a su cama. O sin que se moleste cuando le digo que no quiero tener nada con él.

Soluciones

burka

Apuesto a que a ella no la molestan… tendremos que terminar vistiendonos así… ¿antes de que los hombres aprendan a respetarnos? – Abrá quien piense que tiene unas manos sexis. (Porque he visto que ni siquiera pueden mostrar los pies)

Estar sola es difícil. No le sonrías a nadie” me decía una amiga de Malasia ayer. ¿Saben que tan difícil es decirle a una colombiana que no sonría? y no es porque somos calientes, no! sino porque nuestra cultura es así, hombres, mujeres, viejos y viejas sonríen en la calle a todo el mundo. Y sonríen porque somos felices porque es una muestra de amabilidad, de afecto. “No mires a los hombres a los ojos” me decían cuando estaba en Perú. En algunas culturas si miras a los ojos es porque estas interesado y si sonríes es casi como abrirse de piernas.

No es que sea peligroso pero tampoco es cómodo. Viajar sola por Turquía me encanta y busco estar sola a ratos, y a veces busco encontrarme con gente y viajar con gente, pero tampoco es cómodo ser una mujer sola en Turquía. Hay muchísimas mujeres solas en Turquía, muchas que viven solas, y también muchas turistas que viajan solas e incluso viajan a dedo solas. Pero eso todavía no lo entiendo, ni me atrevo a hacerlo aqui en Turquia. 

Me quedo

Quiero quedarme en Turquía hasta que me aburra o el tiempo (3 meses) se acabe, me falta solo uno 🙁 . Y busco seguir mi rumbo. Estuve sola en Pamukkale, fui a conocer el parque, y he estuve más tiempo en el hotel que afuera porque por alguna razón me dieron una habitación privada en lugar de compartida, así que aprovecho para escribir y para trabajar en el blog.

Un día caminaba por la calle y una familia que no hablaba inglés me invitó a tomar té y a comer en su picnic en el parque, y lo disfruté muchísimo.

Ahora un amigo turco a venido a Pamukkale y estoy en casa de su amigo suyo, iré a Esmira, y espero ir a visitar una amiga que conocí en el Rainbow, y que me dijo que podía quedarme cuanto quisiera con ella en Olimpos

Una de las ventajas de viajar sola es la gente te invita más fácilmente, te invitan a su casa, te invitan a comer, a tomar té, a compartir, más fácil que si son dos. Y aunque todo está bien, nunca sabes qué esperar.

Si quieres saber más sobre mi experiencia al viajar sola te invito a que leas esta guía.

Si quieres conocer otras experiencias en Turquía te invito a que leas la guía sobre Capadocia.