Viajar gratis en barco – Barcoestop

Por medio de Find a Crew encontré la posibilidad de viajar gratis en barco por las costas de Turquía. Aquí cuento como llenar el formulario para aplicar a un viaje gratis en barco, les cuento toda mi experiencia para que sepan si puede gustarles y les comparto varias páginas como esta que pueden servirles para encontrar su barco.

Llenar el perfil – formulario para viajar gratis en barco

La idea del formulario es que cuentas tu historia de vida todos los detalles que puedas, de tal manera que generes confianza, piensa que la persona que te va a llevar en su barco te esta invitando a su casa y va a compartir contigo durante mucho tiempo por lo que debe estar seguro que pueden ser compatibles.

Quién eres

 

Lo primero es poner unas fotos. Yo tengo unas cinco, en las que estoy haciendo artesanías, cocinando, en el mar, en el desierto, viajando en el carro. Todas en las que se ve mi cara, y sonriendo, para generar confianza.

-Te preguntan la edad y el género. Casi siempre es más fácil para las mujeres solas, pero hombres también pueden aplicar y también las parejas pueden aplicar desde un mismo perfil. Te preguntan si eres flexible con las fechas y cuánto te gustaría quedarte en el barco.

Tus datos pueden ser visibles o no para todo el mundo, puedes tener una cuenta verificada (paga) o una gratuita como es mi caso.

Dónde estás y a dónde vas

Viaje gratis en barco

Las casas de la playas alrededor de Bodrum eran todas blancas

Siempre pongo mi ubicación pero no se porque siempre recibo invitaciones de otras partes del mundo, lejos de donde estoy. ( Supongo que muchos buscan personas que los acompañen por largo tiempo  y de pronto estás de acuerdo con ir hasta Tailandia para subirte un año en un barco. )

Como destino, puedes elegir uno o poner “cualquiera”, y así dejarte llevar por el viento.

-Te preguntan los idiomas que hablas, esto para poder coincidir con el marinero, pues debes poder tener una buena conversación si van a convivir por tanto tiempo, muchos hablan español y casi todos inglés.

Tus restricciones

Costa de Turquía

Vista de las costas de Turquía desde el continente. Justo antes de subirme al barco.

Los marineros siempre tienen en cuenta tu pasaporte, para ellos saber que libertad de movimiento tenemos.  Por ejemplo, los colombianos solemos necesitar visas para muchos países, así que deben esperarnos a que las tramitemos en caso que decidan viajar con nosotros, o ir a países donde no necesitemos visa.

-También te preguntan que países has visitado. Si tienes dietas estrictas, por ejemplo si eres vegetariano o vegano, alérgico, o no te gusta alguna comida.

-Otro dato importante a revisar es sobre el alcohol y el cigarrillo. Algunos barcos no toman alcohol, otros toman todo el tiempo. Y en otros se prohíbe fumar.

Cuando crucé el canal de Panamá gratis me tenía más mareada el licor que el movimiento del barco, pero ahora que viajé por Turquía no tomé prácticamente nada. Y el mareo solo lo sentí más cuando me bajé.

 

La desnudez y sexo

Atardecer en la costa de Turquía

Atardecer en la costa de Turquía

Para tu comodidad es bueno tener claridad sobre todas las condiciones del viaje, y acordar conformidad en cuanto a la desnudes, algunos navegantes les gusta andar desnudos en el barco, nadar desnudos, a otros les molesta. Y siendo una mujer sola prefiero que no haya desnudez. (Excepto si estoy en un encuentro hippie.)

Aquí también se aclara si buscas un romance o no. Y si desea ser contactado estrictamente en caso de No romance. Esto es muy importante dejarlo bien claro para no llevarse sorpresas durante el viaje.

Tu experiencia

Te preguntan sobre la experiencia navegando, cuánto tiempo llevas en el mar, algunos no tienen problema con que sea tu primera vez, muchos otros prefieren no lidiar con mareos de mar,, quieren que ayudes con los nudos, e incluso que tengas certificados y no quieren que te aburras en el viaje, y que te bajes antes de tiempo.

En el barco que yo me subí desde el principio acordamos que me podría bajar cuando quisiera o que el podría pedirme que bajara sin ningún problema.

Y el me explico como funcionaba el barco y como hacer los nudos y le ayudaba con lo que quería y por supuesto con todo lo que podía.

En el cuestionario te preguntan acerca de que barco quieres. Tu verás que tan exigente te pones, yo todavía tengo cualquiera, pues no tengo mucha experiencia para saber cual es mejor.

Te preguntan que puestos podrías ocupar, yo por ejemplo hable de fotografía y cocina y en cada uno pones tu nivel de experiencia. Y finalmente si quieres que te paguen, quieres contribuir pagando una cierta suma para tu comida o un poco más, o sin pagar en modo de voluntariado.

Tus deberes y tus peticiones

Luego debes escribir una introducción acerca de ti. Sobre tus intereses y planes. También te dan una lista sobre las cosas que deberías cumplir, como ser ordenado o respetuoso y finalmente debes escribir un parrafito sobre la motivación que tienes para navegar.

Si quieres ver mi perfil 

Encuentra tu barco

Velero en Canal de Panamá

Velero que nos acompañó a cruzar el Canal de Panamá

Una vez tienes el perfil completo puedes buscar gente que esté navegando alrededor tuyo. Entonces debes leer muy bien cada perfil para encontrar lo que estas buscando. Mandas unas request (peticiones) y cuando te responden, algunas veces puedes escribirles otras veces debes esperar a que ellos te escriban primero, esto depende si tienes cuenta paga o gratuita y si ellos la tienen o no.  Una vez se comunican pueden tener numero de teléfono.

Pide una cita

Es muy recomendable hacer una cita primero, para conocerse y decidir si quieres viajar con esta persona o no. Piensa que estarás mucho tiempo en pocos metros cuadrados compartiendo con una o varias personas. Por lo tanto deben ser compatibles. Pregunta que se espera de ti, y aclara que es lo que tu esperas de ellos. Y si las dos partes acuerdan respetar las expectativas de cada quien, podrán decidir si emprenderán el viaje juntos. Siendo una mujer sola recomiendo aclarar siempre en esta reunión aclarar si no queremos sexo, y preguntar si están de acuerdo con esto, de manera que nos evite incomodidades durante el viaje.

 

 

Mi experiencia

patos salvajes

Había patos salvajes nadando en las costas de Turquía

Robert estaba viajando desde hace 7 meses, a veces disfrutaba de estar solo en el barco a veces quería compañía para compartir. Era un hombre muy ordenado respetuoso y riguroso. Noruego. Luego de escuchar sus expectativas y de compartir las mías decidí que podía subir al barco, me reuní con el un día antes, e inmediatamente me generó confianza por lo que decidí subirme ya que no tenía ningún otro plan, tenía tiempo y el sueño de viajar en barco.

La realidad no se parecía en nada a mis expectativas, siempre imaginé que estaría muerta del susto, vomitando por las grandes olas. Pero la verdad que me pareció más que todo aburrido, en un principio. No había nada que hacer. El clima estaba bastante frío a veces el viento más que todo. Tenía mi habitación y mi baño privado, y esto era muy bueno, porque no lo tengo siempre. Y tenía cocina que esto si que no tenía desde hace mucho tiempo! Así que disfrute cocinar cada día.

Mis deberes en el barco

Robert no me exigía nada, más que cocinar, aunque a veces él quería cocinar. Por eso tenía mucho tiempo libre. Sin embargo para mi estaba claro que tenía ciertas obligaciones.

  • Conversar con Robert unas horas al día.
  • Cocinar
  • Mantener ordenado los espacios comunes.
  • Amarrar y desamarrar las defensas cuando salíamos.

El dueño del barco

Robert también cocinaba. Era un hombre muy interesante, así que podíamos pasar muchas horas hablando de muchas cosas que yo no sabía, y él me escuchaba con atención y respeto, además me contaba las historias de Noruega de aquellos lugares donde no se oculta el sol, o donde el sol no sale durante varios meses sin que haya oscuridad. Me hacía soñar con esas tierras lejanas, con imaginar el frío que jamás he sentido; cuando me decía que solo podía salir de la casa esquiando y que ni siquiera los autos lo puede sacar en ciertos momentos del año, mostrándome las fotos donde la nieve se pliega sobre los árboles y los cercos y tapa la mitad de la casa.

A Robert no le gustaba leer, y tampoco pescar, nadaba poquito, y no le gustaba tomar el sol; leía las noticias en la mañana y el resto del día se sentaba a ver el horizonte, arreglaba los problemas que había en el barco (los baños, limpieza, barco pequeño con el que se sale a tierra firme) y miraba el horizonte durante horas. Llevaba viajando 7 meses en el barco con esta misma rutina: mirar el horizonte. Con poco contacto con gente, solo una chica que viajó con él 2 meses, su familia que estuvo una semana y ahora yo.

Así que yo subía de mi habitación y le leía un rato acerca de los hippies, un mundo que no puede estar más alejado de su realidad porque sin duda sabía más acerca de Marte que acerca de los hippies, también le contaba sobre los peligros en Colombia y mi año de viaje trabajando en las zonas más estigmatizadas del país. Y le contaba sobre Turquía, porque a pesar de estar en Turquía desde hace casi tres meses, no conocía de la cultura más que lo que había leído en las noticias, o visto en televisión.

Cuándo estás en un barco no conoces el país

Marina de Bodrum

La Marina de Bodrum cobra alrededor de 200 dólares por una noche

“La verdad es que cuando estas en el barco no estas en Turquía.” Le decía yo.

Estás en el barco, no escuchas la gente hablar turco, no escuchas la música, solo a veces cuando se acerca un barco de pesca escuchas algunas melodías o acentos que te hacen recordar tu ubicación geográfica. Pero en general estas en tu casa con tus cosas. Te bajas a un lugar tan turístico que la comida no es la más tradicional. Ni tampoco las calles, ni la gente.

Entonces pensaba lo distinto que era viajar en barco, lo alejado que estaba de la realidad del país. Yo podía enseñarle acerca de muchas comidas tradicionales, hablarle de palabras que conocía, de tradiciones, costumbres y de lugares. Y él solo conocía un poco de un viaje anterior donde había ido a Turquía. Aunque claro había visto delfines, había parado en bahías con hermosos colores del mar.

Cuando llegan otros barcos, difícilmente levantas la mano para decir hola o adiós. Y más allá de ahí, no hay más conversación con el exterior. Dicen que en otras partes del mundo puede haber más contacto entre navegantes, pero aquí en Turquía no, incluso si los navegantes son de diferentes lugares del mundo. 

El aburrimiento

Viajar gratis en barco

Atardecer el día antes de bajarme del barco

No hay muchos acontecimientos que esperar.

Soñaba con bajarme del barco, pero para mi era un prueba, quería conocer la experiencia y debía resistir los 15 días y aprovechar para descansar.

La mayoría de las veces anclabamos el barco en la bahía, porque si lo amarras al puerto o la marina tienes que pagar. Pero entonces tenía que esperar a que el quisiera bajar para ir en el barquito hasta la orilla.

Cuando nos bajábamos del barco, íbamos a un restaurante a la orilla, a veces tratábamos de no caminar demasiado, solo un poco. A veces un poco por sus callecitas, con un poco de temor. 

Comprábamos mercado, a veces lo pagaba yo, a veces Robert.

 

Un día me bajé sola del barco e interactue con alguien

Un día me bajé sola del barco para comprar un medicamento (estábamos en una marina). La farmacia estaba cerrada, entonces un chico que estaba en la puerta, me dijo “Hay otra farmacia caminando 3 kilómetros”.

Entonces me fui caminando a los tres minutos el chico llegó en una moto y me señaló que fuera con él. (no hablaba turco). Me llevó al pueblo vecino y compré el medicamento. Iba a comprar un té mientras esperaba a que él comprara algo en una panadería y me dijo (con señas): “No, espérate cuando volvamos tomamos té.”

Llegamos de vuelta y llegaron otros tres amigos de él. Entonces hicieron unos huevos en una estufa de gas, que usan mucho aquí en Turquía. Calentaron agua para el té. Y llenaron la mesa, con frutas, Nutella, queso blanco y amarillo, panes de muchos tipos, aceitunas, mermeladas, yo ya había comido pero que lindo es que te inviten a semejante manjar que es un desayuno turco como Alá manda. Y al terminar, por no ser descortés me quedé ahí y él me dijo “me voy, ve al barco y cuando quieras vuelve.” 

A este chico solo lo vi una vez más cuando pasaba rápidamente con Robert a comprar algo en la tienda, y como todo el tiempo estaba en el barco, por lo que no pude quedarme mucho tiempo, lo saludé y olvidé pedirle su contacto.

La rutina en el barco

 

El resto, los días continuaron siendo iguales, busque crear una rutina, leer mucho, editar videos y fotos, hacer yoga, hice algunas artesanías para vender porque en un barco tan pequeño y comiendo tres veces al día suculentas comidas uno pierde estado físico y se engorda.

Así que cuando salía, caminaba tres cuadras y estaba completamente agotada. “Normalmente en verano hace calor, y quieres estar todo el día en el agua”, me decía Robert, pero ahora el viento era muy frío y si tenía el valor para tomar un poco de sol mientras leía, era mucho. Además algunas de las playas estaban llenas de aceite y olían a concentrado para peces porque eran zonas pesqueras. Pero igual pude nadar unas cuantas veces. Creo que tres. 

Pasaron los días y cuando menos me di cuenta ya eran quince. A veces quería que fueran más rápido, a veces quería más parar el tiempo para descansar más (Hacer más pereza).

Qué mejor que decirle a la vida un rato: “PARE”.

Y dejar de correr, dejar un tiempo para reflexionar, para digerir los cambios, para superar los viajes, para organizarse. Y montarse en un barco en una playa Turca para ver esas casitas blancas en el phorizonte y contemplar los días que pasan planos, que llegan y se van, contemplar el tiempo pasar.

Y aprendí a pescar

 

Hace un par de semanas, estuve navegando por 15 días en un barco en las playas de Turquía y para “matar el tiempo” decidí aprender a pescar. Solo pudimos pescar peces pequeñitos. De ls mismos que venden en las pescaderías. Vimos tan solo uno grande rodeando el anzuelo, pero claro, estábamos en una zona pesca… El agua estaba aceitosa y olía al concentrado que usan para los peses, imposible para nadar ahí. (Ya estoy preparando la guía para que se unan tambien a un viaje en barco gratis.) #guía #pescar #pesca #barco #peces #navegar #aguasucia #agua #guiaparamochileros #viajar #viaja #navega #oceano #mar #nadar #navegando #anzuelo #viaje #vueltaalmundo #travelblog #blogenespañol #blogdeviajes #bloggerdeviajes #azul

Una publicación compartida de Isabel Montaño (@guiaparamochileros) el

 

Y me imaginaba que pescar sería sentarme a leer mientras esperaba que la caña se doblara. Nunca me había llamado mucho la atención pero estaba en un barco tenía que pescar. Cómo dije antes Robert nunca había pescado había intentado un par de veces y se había rendido, pero yo no me rindo fácil (cómo pueden ver). 

Al principio tratamos con pan, pero no pasaba nada, cuando iba a ver no había carnada ni pez,  y un día nos bajamos para arreglar el computador de Robert, entonces yo aproveche para comprar carnada en una tienda de anzuelos. Y los pescados se enloquecían con esta masa extraña llena de escarcha dorada que vendían de carnada. No había que esperar diez segundos para que uno de estos pescados mordieran en el anzuelo. Solo había que estar en la bahía correcta, algunas tenían peces, otras no.  Una  vez pescamos un pez escorpión, yo pescaba pero como me daba impresión matar los peces, cuando cogía uno llamaba a Robert y este pez escorpión lo picó, y pasó toda la noche con la mano en el agua, como decimos nosotros “pariendo micos”. 

Mi conclusión

Viajar gratis en barco es decirle a la vida que pare

 

 

Cuando me bajé quedé en el aire, no tenía planes, eso me pasa cada vez que se me acaba un plan pero menos mal siempre aparece otro genial entre las cientos de posibilidades, y así como en un día se me ocurrió subirme al barco en un día antes se me ocurrió que no estaba tan lejos de Pamukkale. (Pronto escribiré sobre Pamukkale)

Después de esta experiencia creo que cada vez que necesite parar voy a viajar gratis en barco. Y cuando necesite atravesar un mar, ojala pueda tomar un barco y sabré que necesitaré paciencia para estar en un espacio pequeño por mucho tiempo. 

Y ya no estaré pensando en la gran aventura de surfear las olas dentro del barco, amarrada para no salir volando, como imaginaba antes de llegar.

Aunque pienso que si tengo que cruzar el atlántico o navegar en el mar abierto en un velero debe ser diferente. O si viajo con gente que busque más movimiento en tierra firme, o con gente que le guste interactuar con el pueblo, con los otros barcos puede ser otra experiencia. O si llegó a playas donde pueda vender mis artesanías (porque en estas no había turismo) podría entretenerme más y conocer mucha más gente. 

Pero lo único que me puedo imaginar ahora es que se trata de un tiempo libre, o de trabajo según sea el acuerdo. Y que la persona con la que comparto, será tan importante que será tal vez la única con la que tenga contacto en mucho tiempo. Y que lo que ofrezca el barco será lo que tendré. Y no más. Así que creo que cada experiencia debe ser diferente. Y de ahora en adelante seguiré algunos blogs de navegantes, y aprenderé de ellos veré otras experiencias y sabré si mis sospechas son ciertas o si todas se asemejan a esta.

Desde que estaba en Panamá había querido viajar en un barco, y por eso hice el voluntariado cruzando el canal de Panamá, para así conocer marineros que quisieran llevarnos desde Panamá hasta México (en ese tiempo viajaba con mi novio de la época). Pero solo había conseguido para mi, porque los marineros no querían hombres en el barco. Entonces solo cree crucé el canal una vez, y tuve que operarme una cordal, lo que me dejó 15 días en cama. Y para cuando salí de esta, solo quería huir de la ciudad de Panamá e ir a la playa y no lo seguí intentando. Cuando decidí viajar gratis en barco a través del  canal de Panamá recuerdo que también me aburría a ratos, sobre todo porque eran alemanes y hablaban más tiempo en alemán que el inglés y cuando hablaban en inglés tampoco entendía nada (mi inglés era muy malo en ese momento), y no puedes simplemente ponerte a leer o irte a dormir, pero estaba tan contenta porque era mi primera vez. Estaba simplemente orgullosa y lo pueden ver en el video.

Esta vez, estaba sola en Turquía era más fácil. Y al día siguiente de aplicar ya tenía varias invitaciones.

Si tienes experiencias en barcos cuéntame en los comentarios aquí abajo me interesa saber si son similares o muy diferentes.

Otras páginas para encontrar barco estop de las otras solo he escuchado me las han recomendado pero no las he usado www.findacrew.org es la única de la que puedo dar testimonio. 

www.floatplan.com 

www.7knots.com 

www.crew4crew.net 

www.noonsite.com 

www.bourse-aux-equipiers.com