Mis miedos

Antes de comenzar quiero contarles que estuve dos días llorando sin parar antes de viajar. Esta vez tenía más miedo que nunca antes, un egipcio que había conocido se había sorprendido cuando le conté de una amiga que viajaba sola a Egipto, mis amigas que habían ido me decían que había que tener mucho cuidado y lo que leía en internet era lo peor, decía que tenía que llevar gafas oscuras para no tener contacto visual con nadie, ropa holgada para no mostrar la forma de mi cuerpo, cubrirme el pelo, por supuesto, y ser agresiva en todo momento con la gente. Para los que me conocen yo “soy una perita en dulce” y “no mato ni una mosca”. Soy miedosa y nada peligrosa, (bueno excepto con los novios, que me tenga cuidado el amor!!! jaja), bueno, el caso es que lloré como nunca antes pensando que sería el último día de mi vida. Había comprado el pasaje por 50 dólares desde Turquía, y llegaría a la Peninsula de Sinai “dónde está la guerra”, a las 2 de la mañana, sola y colombiana. Y lo que decían en internet era que el aeropuerto era el terror como ningún otro; oscuro y lleno de pasillos peligrosos. Sencillamente es la vez que más miedo he tenido antes de un viaje.

La realidad

Llegué a Sharm e Sheik, en el aeropuerto me dieron fácilmente la visa, solo tenía que pagar 25 dólares y ya estaba adentro. Si uno no va a salir del Sinai no necesita visa, pero si va a ir al Cairo es decir a cruzar el Mar Rojo hacia África si debe comprarla. Pero al pasar la primera puerta me pararon por ser colombiana y me hicieron unas preguntas, de donde venía, a donde iba, entonces me dejaron seguir mi camino y luego de pasar la segunda puerta me volvieron a parar y revisaron toda mi maleta (a los otros que venían en el avión no les dijeron nada), tenía miedo que me hicieran metido algo en la maleta porque parecía que la habían abierto en el viaje (y yo que por tacaña no la embalé en el papel film, pero la próxima vez me compro uno de cocina solo pa’ evitar el susto) pero nada pasó, luego de revisar todo, me dejaron seguir (mi paranoia no tenía fundamentos). Fueron bastante serios conmigo y un poco rudos. Al salir estaba el conductor que había pedido en el hotel me cobraba 200 libras egipcias por llevarme al hotel a las 2 de la mañana aunque con toda la demora ya eran las 4. Y llegué sana y salva. El aeropuerto no era nada de lo que tenía en mente, era un aeropuerto pequeño pero seguro.

Antes de venir a Egipto me decían que tenía que cubrirme hasta el pelo, usar pantalones anchos, manga larga, gafas oscuras para no mirar a los ojos… Para las chicas que piensen venir les cuento. En las playas todas las mujeres andas con vestiditos, en bikini. Muy normal. En las ciudades por el contrario las mujeres se tapan mucho, sin embargo, he usado pantalones forrados y todas los usan, y destapo mi cuello, (y no me he tapado el pelo sino para entrar a las mezquitas), incluso usar escote, y he mostrado mis brazos cuando hace mucho calor, miro a los ojos y sonrío, y no me he sentido acosada por los hombres en ningún momento, miran mucho con curiosidad, me dicen que soy bonita, preguntan si estoy soltera, digo que no, pero muy respetuosos. Por el contrario todos quieren una foto contigo, cada día nos tomamos fotos con muchos egipcios, niños, mujeres, hombres todos. Se desviven por darnos la bienvenida, paran los carros para saludarnos. Se atraviesan a calle solo para decirnos con gran emoción “Welcome to Egypt”. #Egipto #mujer #mujerviajando #mujersola #welcome #bienvenidos #fotos #hombres #peligro #traveltheworld #travelblog #viajaresvivir #viajando #365days #365dias

Una publicación compartida de Isabel Montaño | viajera (@guiaparamochileros) el

El hotel

Hotel Naama Blue, Egipto

 

El hotel era un hermosísimo Naama Blue Hotel con una piscina gigante y una hermosa decoración en la recepción, la habitación muy cómoda. Creo que es el hotel más lujoso donde he estado, y solo por 10 dólares, pero claro ya el turismo había mermado mucho así que no había muchos huéspedes. Y lo mejor me invitaron los últimos tres días! El desayuno se pagaba por aparte, pero era bien completo y en un comedor muy bonito también.  

Mi primera caminata por Sharm el Sheikh, seguía con paranoia

Me levanté con un hambre atroz pues no había comido nada durante el viaje,  salí en busca de un restaurante, las calles estaban vacías, y los restaurantes cerrados y abandonados, sentía que había llegado a un pueblo desierto, no había nadie en las calles, y el miedo creó peliculas falsas en mi cabeza, quería llorar, según habia leído en internet solo podía salir de ahí en avión, y me costaba lo mismo que me había costado desde Turquía, 50 dólares. Caminé varias calles con mucho miedo, pues no se escuchaba ningún ruido, ni se veía gente. Sin embargo al llegar a la playa encontré que había mucha gente. Recorrí toda la playa y terminé entrando en un restaurante turistico, muy rico, pero no había ningún plato tipico egipcio 🙁 . Había comida francesa, italiana, todo hecho para turistas.

Hasta que conocí amigos hombres locales

Estuve 7 días en este lugar. Hice un amigo en una agencia de viajes, su nombre es Moha Mady, el primer día que lo conocí me indicó como tomar el bus al Mercado Viejo por solo 2 libras egipcias (0.10 centavos de dólar), y me dio todas las claves para ahorrar dinero.

Montar en transporte público

Pese al miedo que tenía de atravesar la entrada de Sharm el Sheikh donde estaban los policías, salir de la que yo creía era la zona de seguridad. Decidí aventurarme, Moha Mady me había dicho que era seguro que pasaban buses cada minuto.Y no era una exageración veías un bus y detrás el otro. Esta ruta tenía muchisimo trafico. A la salida los taxis te acosan para que te subas, y te llevan por 30 libras egipcias, pero yo quería conocer los buses, la vida local. Me subí al bus y todos eran hombres, y con el miedo que le tenía a los hombres egipcios, pues todo lo que leía era que eran peligrosos. Pero llegué sana y salva, conocí el mercado y lo recorrí todo, muy pocos me pidieron que comprara y pude recorrer el mercado con una tranquilidad que no me imaginaba.

El Mercado

Cada día que estuve quería ir al mercado, pues me encantó. Hay gente que vende especias, tés, alfombras, ropa, frutas y verduras, esculturas, lámparas. Era la primera vez que estaba cerca de Africa (y digo cerca porque el Sinai es todavía Asia)

La seguridad

Los buses pasan toda la noche 24 horas, Moha Mady me decía que incluso podía andar toda la noche sola sin problemas, que no hay robos, ni abusos a mujeres, solo que a veces te cobran más de lo que es y la verdad es que aquí todo el mundo fue muy respetuoso conmigo y en ningún momento me sentí insegura estando sola. Incluso anduve de noche, pues me gustaba hacer una parada en el supermercado Carrefour, para ver los productos en Árabe, los dulces, las especies, los frutos. Todo era completamente nuevo y fascinante. 

Fui también a la playa del mercado que me gustó más que la de Sharm el Sheikh. Aunque dicen que en la de Sharm el Sheikh se pueden ver muchísimos pececillos. 

Moha Mady de Discovery Safari me invitó a un tour super interesante. Donde visitamos el cañón, fuimos en Jeep Safari, montamos en camello, (¿Se dirá “montamos a camello”?) e hicimos snorkeling en el Blue Hole, el lugar más impresionante en el que he estado, viendo pececillo por montones, tantos que no creo que pueda ver más peces en ningún lugar del mundo. De todos los colores, tamaños “y sabores”.  Un tour completamente recomendado que cuesta desde 17 dólares, dependiendo de la temporada.

Otros tours posibles

  1. ir al Monasterio de Santa Catalina en el Monte Sinaí, ubicado en el centro de la Peninsula y también seguro para ir.
  2. Paseos en cuatrimoto por el desierto al amanecer o al atardecer.
  3. Visita a Jordania la antigua Petra y Jerusalem.
  4. Buceo en el buque hundido.
  5. Paseo en el barco con piso de vidrio para ver el mar.
  6. Ver el Ras Mohamed National Park.
  7. Ir a las Tiran Island.
  8. La Coptic Church.

Las tradiciones

El me estuvo contando acerca de Egipto sus tradiciones, la relación con las mujeres que es muy conservadora.

Me decía que los hombres y las mujeres no pueden ser amigos, (con las turistas sí). Que para casarse debe hablar con el padre de la mujer y decirle que la vio porque es amiga de su hermana o que la vió en una foto y que se quiere casar con ella. Debe pagarle al padre alrededor de 2000 dólares.

El me decía que los hombres de Egipto eran muy respetuosos, pero que debía entender que la mayoría de los hombres nunca han tenido sexo antes de los 30 años por lo que tienen curiosidad, y siempre van a buscar tener algo, pero nunca a violar o a forzar.

Me decía que no había atracos a mano armada, que puede haber estafas, que van a querer siempre tu dinero y debes hablarles en arabe para que no te molesten o te pidan más dinero.

Un día le pregunté si era verdad que no podía mostrar los pies, (los turistas los muestran en las playas) y el me dijo:

“ver la planta de tus pies es peor que mirar tus ojos; ver tus ojos es tener sexo, ver la planta de los pies es peor que eso.”

Me indicó dónde comprar el desayuno y el almuerzo, me dijo que lo más barato era ir a Carrefour, (Aunque en mi opinión en Carrefour le dejamos el dinero a una gran empresa en vez de dejársela a un local, igual me encanta ir al supermercado, más que a comprar a curiosear.

Me encantaba ir al mercado viejo porque podía comenzar desde ahí a imaginar la cultura, a tener los primeros paseos por Egipto de una forma muy tranquila con poca gente vendedores amables y no tan insistentes. Esta es la mezquita El Sahaba del mercado viejo, parece un enorme pastel de chocolate. Los ladrillos están pintados, incluso los pocos que hay reales están pintados. Es lindo ver la diferencia entre mezquitas de diferentes culturas. La próxima foto se las muestro por dentro, y les muestro como me disfrazaron para entrar! #Egipto #mercado #mercadoviejo #mezquita #desierto #café #tradicion #cultura #religión #arena #viajar #viaje #guiaparamochileros #blog de viajes #mochila #artesaniasparaviajar

Una publicación compartida de Isabel Montaño | viajera (@guiaparamochileros) el

Mohamady me invitó a té todos los días y un día preparó comida típica de Egipto con sus amigos y también me invitó a comer con ellos. Fui hasta el fondo del edificio y prepararon un plato picantísimo y delicioso, fueron muy respetuosos conmigo todo el tiempo y nunca intentó acercarse fisicamente a mí.

Así que lo recomiendo como amigo y como guía mil veces porque es super respetuoso, muy honesto y amable. Aqui les dejo el facebook de su agencia turística Discovery Safari. 

En el Mercado viejo encontré un restaurante recomendadisimo que se llama Masrien, el plato cuesta desde 70 libras egipcias para arriba. Pero en Sharm el Sheik, Moha Mady me mostró varios restaurantes baratísimos donde comen los locales, tanto para desayunar (£10 LE = $0, 50 USD) como para almorzar (£20 LE = $1 USD).

 

También subimos al centro comercial y ahí vimos un super baile muy divertido e interesante y luego fuimos a comer pastelitos a la panadería y entramos a antojarse en la tienda de ropa.

 

Dahab con Andrés, mi gran compañero de viaje!

Snorkeling en el Blue Hole

El último día, llegó Andrés, un colombiano que me contactó por Instagram, cuando aún estaba viajando sola en Turquía, y el me impulsó la idea de ir a Egipto, pero al final no llegó sino una semana después.

Con él fui a Dahab, que es un pueblo muy turístico famoso por su buceo, ahí llegamos a un hotel que reservamos por Booking y que fue un desastre estaba demasiado sucio, no habían hecho limpieza en meses, para que no vayan les dejo el nombre se llama Deep Blue Divers Hostel Dahab. Teníamos una habitación para nosotros solos con 4 camas, grandisima, pero había que hacerle una limpieza exhaustiva.

Asi que nos cambiamos al día siguiente y llegamos a Yasmina Hotel, y nos cambió la vida, era un apartamento con habitaciones compartidas en el que solo estábamos los dos y teníamos cada uno su habitación. ¡Fue un lujo! En este pagamos 50 libras Egipcias (2.5 dólares aproximadamente) por cada uno y con desayuno incluido.

Buceo en el Mar Rojo en Egipto

buceo en mar rojo en Egipto

Pagué 22 dólares por mi primer buceo en el que no descendí más de 5 metros y el instructor manejaba todo por mi, yo solo debía observar, descomprimir y respirar. Fue una experiencia increíble estuve muy tranquila, aunque se me durmieron las manos, (no se porque, dicen que es normal). En este lugar te dan hospedaje gratis si buceas dos veces y te dan 50 % de descuento si buceas una vez. Andres volvió luego de un mes y se quedó haciendo el curso de Divemaster ahí. Para bucear en el Blue Hole hay que ser profesional, pues a pesar de ser uno de los más cotizados es muy peligroso. 

Blue Hole | Agujero Azul

En el Blue Hole (agujero azul) hice snorkeling (careteo) en el lugar más impresionante que he visto bajo el mar, la cantidad de peces ahí no tiene nombre para donde se mire hay infinidad de colores y pececitos brillantes. Muchos rojos y muchos azules. Queda ubicado en la península de Sinaí y al contrario de lo que se piensa es un lugar super seguro, incluso para una mujer sola. Yo estuve aquí sola 5 días hasta que llegó quien me tomó esta foto @andreswa Hay mucho turismo es un pueblo conocido por sus buceos y por esta maravilla. Aquí todo el mundo deja cámaras celulares y hasta plata encima de la mesa del restaurante y se va a nadar. Yo decidí llevar por lo menos la plática en mi mano. Pero el resto lo dejé (camara, lentes) y ahí lo encontré. El peligro en la península está bien lejos de este lugar, y aquí hasta de noche se ve tranquilo. ¿Y que si vale la pena? Se ven corales de colores súper vivos, grandísimos y muchísimos, peces rojos y azules y de todos los colores, por todas partes, es literalmente de otro mundo. Algo que no ví en Panamá, ni en México, ni en Colombia. Verlo para creerlo, despues les dejo un videito en mi blog o aquí para que no se aguanten las ganas de venir! Foto por @andreswa

Una publicación compartida de Isabel Montaño | viajera (@guiaparamochileros) el

 

Desde ahí repetimos el viaje al Agujero Azul, tomamos un taxi que nos cobró 100 libras ( menos de 5 dólares)  ida y vuelta y nos esperó dos horas a que hiciéramos todo el recorrido, volví a asombrarme y tomamos muchas fotos y videos.

También tomamos muchos jugos de kaka (una fruta que me encanta), y de granada con mango, y comimos deliciosisimo, tanto comida callejera, como en los restaurantes de la playa, tomamos algunas cervezas y ron que producen en Egipto (aunque es un país musulmán venden licor y los turistas pueden tomar en la calle y la policía no les dice nada, los locales toman a escondidas) Salimos con un dolor de estómago inmenso pero la comida nos encantó.

Dahab es un pueblito muy turístico, hay muchos más locales ahí y gente que vive en el pueblo, pero hacia la playa todo son restaurantes y centros de buceo, se nota que en alguna época fue muy turístico, aunque ahora todavía hay turismo, se siente muy tranquilo.

Cómo llegar a Sharm el Sheikh, Egipto

-Se puede llegar en avion, yo volé desde Turquía por 50 dólares. También hay vuelos baratos desde Europa.

-Se puede llegar desde Israel hay una carretera que baja por todo el borde de la península, es segura y muy transitada.

-Se puede llegar desde el Cairo, hay una carretera que baja desde el Cairo, y bordea la peninsula desde el otro lado.

  • Se puede tomar un barco desde Hurgada (En Egipto le dicen “Ugarda” sino no entienden. ) El barco sale dos veces a la semana desde el mercado donde está la base militar  sale a las 2 am, y cuesta 50 dólares.

¿Recomiendo visitar el Mar Rojo en Egipto?

Por supuesto, es un lugar super seguro y además es uno de los mares más lindo que he visto con peces “hasta pa tirar pal techo” como decimos en Colombia. Y gente super amable, un lugar perfecto para introducirse en Egipto sin sufrir de los acosos de los vendedores, del gentío y del ruido desmesurado. Para vestirse como se te venga en gana, pues las mujeres andan en bikini, shorts y faldas cortas, no hay que tener aquí ningún protocolo de vestimenta, se puede ir a la fiesta, conversar con los locales y disfrutar del mar y de su tranquilidad.

Pronto les estaré contando el resto de mi viaje por Egipto.

Si tienes algún comentario o duda escríbeme en el formulario. ¡Espero que la guía te sirva y te impulse a viajar cada vez más lejos!